Recorrido por Oña, la riqueza de sus lugares y gente
2017-11-04 04:48 1094

Hay varios sitios que se debe visitar si se anima a ir durante un fin de semana a este cantón, pero uno de los más importantes es el Cañón de los Cóndores o Río León en donde se puede observar esta majestuosa ave en libertad y, a su vez, disfrutar del paisaje lleno de formaciones rocosas y del clima templado de la zona.
El jefe de la Unidad de Cultura y Turismo, Adrián Aguirre, explica que al llegar a Susudel, la única parroquia del cantón Oña, se debe entrar al centro y justo frente al parque hay una asociación de tejedoras que reciben a los turistas y les guían el camino hacia el Cañón de los Cóndores.
“Está a 10 minutos del centro”, asegura Aguirre, es un lugar en donde se puede pasar todo un día o solo unas horas, dependiendo del gusto de cada quien. Después de visitar este punto hay que pasar por el barrio Buenos Aires y entrar al Restaurante El Sabor de Tío León.
En ese lugar, el propio dueño, don León Patiño, permite que los comensales asen sus comidas sobre rocas. Explica que decidió innovar en la cocina para atraer a la clientela, pero también para mantener vigentes las tradiciones ancestrales.
El proceso
En la cocina del restaurante tienen unos fogones, don León busca las rocas que eligió en caminatas por varios ríos y las introduce dentro del fogón. Una vez que lucen naranjadas, bien calientes la sacan con ayuda de unas palas.
Luego viene el proceso para limpiar la roca, toman culantro o cualquier otra hierba y la pasan hasta que le quitan los restos de brasas que le hayan podido quedar. En ese momento empieza el proceso de cocción, la piedra puede mantener su calor por media hora, aproximadamente, asegura el experto.
Durante ese tiempo se puede asar vegetales, carne, pollo, chancho, papas o lo que el cliente desee. Aunque están empezando con esta tradición, tanto los habitantes de Oña como los turistas hablan acerca de esta forma de involucrar a los comensales dentro de la cocina.
La Bella de París
La casa llamada La Bella de París está ubicada en el barrio San Francisco, otro de los lugares característicos de Oña. Un informe plasmado por el Ministerio de Cultura destaca que se dedicaron recogiendo testimonios para saber cuándo se había construido la infraestructura y concluyeron que fue durante las primeras décadas del siglo XX.
Quien ordenó la construcción fue Agustín Montero Carrión, pero, hacia finales de 1925, compró la propiedad don Segundo Merisalde, quien fue un herrero de profesión, un artesano que practicaba las técnicas ancestrales de la herrería.
En el año 2002, las herederas del inmueble le venden a la Municipalidad de Oña y empieza la readecuación, ahora la casa es un bien público en donde funciona una biblioteca y algunas oficinas de funcionarios de la Municipalidad.
Al lado de la casa hay una acequia por donde corren las aguas limpias que son herencia también de los primeros pueblos que poblaron Oña. Para los historiadores, esos canales por donde fluye el agua son símbolo de la arquitectura del cantón.
Es así como en dos días se puede dar un paseo por esto tres sitios que conjugan la tradición y la ancestralidad.
La Municipalida de Oña también prepara una nueva ruta ancestral por el Qhapac Ñan o Camino del Inca para que fotógrafos, caminantes y turistas se atrevan a disfrutar del paisaje.
'Regreso a casa'
Cuenca. Los turistas coinciden con que en Oña las personas reciben a los visitantes con especial cariño y no dudan en tenderle la mano a quien lo pida.
Uno de los proyectos que también pondrá en marcha la Municipalidad es la construcción de un infocentro para turistas de cara al parque central.
En este lugar se puede pedir guía en los sitios turísticos, pero también se disfruta conversar con quienes vivien en el pueblo para que sean ellos mismos quienes acompañen a los turistas a realizar las caminatas.
NewsEcuador.ec

Dirección

Callejon de Aram, /Edf. /5A/15, Yereván 0002,RA

Tel.. +(374)11799997, +(374)99002213

Mail: armenian-ecuadorian@relationship.am