La ciudad de "CUENCA"
2017-11-04 04:46 1259

El objetivo de este proyecto es poder compartir una Cuenca profunda, la de los recuerdos, de los sabores, de los sonidos, de los olores, de las imágenes mentales, de la nostalgia y de los sueños.
Aquí está la voz de la gente que le da valor, unas líneas en las que se puede, con la pertinente licencia poética, oír su cantadito o su acento extranjero, sentir su vitalidad, su entusiasmo hasta casi poder palpar el imaginario que nutre y mantiene vivo a este lugar bendecido por la naturaleza, las tradiciones, la arquitectura con sus huellas de los tiempos idos y los que se adelantan al presente, y el arte que se respira en todos los rincones.
Cada conversación, cada espacio al que accedió el grupo de periodistas del Diario fue una experiencia de reencuentro con la identidad local.
Se trata de una pequeña etnografía que, como observadores participantes, se hizo cuidando todo detalle sin hacer ruido, como fusionados con la memoria y el testimonio de los verdaderos protagonistas.
Porque Cuenca es su gente, ella la construye y la deconstruye, ella la reinventa cada día en su plato de comida típica, en su rincón favorito para compartir, en los lazos familiares y de amistad que se tejen.
De nada sirven los hermosos edificios y la historia de una región que podemos datar en 10.000 años si estos no son apropiados y llevados en cada latido como aquí; esto se evidencia en los decires cotidianos, que asombran por ser auténticas y especiales formas de ser y estar en el mundo.
¿Qué sonido tiene Cuenca?
Los ríos, un regalo para los cuencanos. Su sonido único que se genera en el contacto del agua con las piedras inspira caminatas y atardeceres, meditaciones y llama a la calma.
Lorena Terreros lo disfruta con sus amigos y familiares o "sencillamente en un paseo por las orillas a solas", como revela.
Sentarse frente a alguno de los cuatro caudales, cerrar los ojos, deleitarse y relajarse con ese canto de la naturaleza es un privilegio, relata la cuencana con orgullo.
"Un sonido muy especial que se acompaña perfectamente con el trinar de los pájaros que se acurrucan en la vegetación que hay alrededor de los ríos", es así como a Yovana Guncay le suena Cuenca, y es así como disfruta de esta hermosa ciudad.
También es común escuchar de mucha gente que Cuenca le suena al cantadito típico de los ‘morlacos’ al hablar.
¿Qué sabor tiene Cuenca?
A Cuenca se la deleita también por su gastronomía. Es una ciudad que se la lleva en el paladar por sus sabores auténticos y llenos de inolvidable gusto.
Sabe a cuy con papas, a maíz en todas sus formas y estados, a papas con cuero, a hornado de chancho, el que se encuentra en el mercado. También a dulces de Corpus y de carnaval, a pan... A todos esto sabe Cuenca.
Cada una de estas exquisitas preparaciones desprenden la herencia cultural.
Fabián Bermeo es un cuencano que asegura que en su memoria gastronómica está presente siempre el crocante cuy asado con todos los ingredientes que acompañan a este plato típico.
Y, claro, “el mote sucio, el mote pillo o el mote como se lo sirva es delicioso”, detalla, porque es el acompañante perfecto de todas las comidas morlacas.
¿Qué olor tiene Cuenca?
Una mezcla de olores capaz de despertar todos los sentidos y de transportar a sus sitios mágicos, a propios y extraños: este es el rico olor de Cuenca.
Las diferentes épocas en el año determinan el aroma que se desprende de sus calles, espacios y entrañas; pero siempre fresca, siempre pulcra.
Esta ciudad se descubre también a través del olor a flores, a jazmín, a capulí, a dulce de higos, a panes recién salidos del horno y hay quienes la visitan y la perciben con un aroma de café recién molido.
“Es una frescura Cuenca”, confirma Kerly Chune, es el lugar donde se puede abrir los brazos y sentir cómo el viento aromatiza la piel.
Pero también huele como a la esquina de la Plaza de las Flores donde el aire se mezcla con inciensos, velas y montes para curar.
¿Qué imagen te representa Cuenca?
Caminar por las calles adoquinadas de piedra mullida hasta el portal de la Catedral es lo que los turistas hacen al llegar a Cuenca. La arquitectura y su paisajes reflejan paz y tranquilidad, que se conjugan con la vegetación, la diversidad de sus árboles y plantas ornamentales. La plaza de las Flores es un referente que envuelve con aromas y colores a sus visitantes.
Así lo define Sandra Cordero: “el hecho de llegar desde la Av. Loja y ver a la Catedral desde lejos e inmediatamente transportarse al lugar, a su centro, al corazón de mi Cuenca, esta la imagen que la representa”.
Con ella coincide July Ortíz, oriunda de Santa Isabel. Ella radica en esta ciudad que la ha visto crecer: “La Catedral es la mejor imagen que siempre me llega a la cabeza, cuando me preguntan cuál es el sitio que más nostalgia te trae cuando no estás allá”.
¿Qué extrañas de Cuenca cuando vas a otro lugar?
“La riqueza de su arquitectura y cultura en general, sus ríos y el ambiente que genera el estar en un sitio verdoso y rodeado de ríos, con un cielo despejado, con un sol radiante o con una intensa lluvia. Cuenca tiene las cuatro estaciones climáticas en un día”.
Priscila Díaz revela que no le gusta salir con frecuencia de su ciudad porque añora su hogar, le invade la nostalgia. “Es como alejarte de tu vida, dejar tu alma y que tu cuerpo esté en otro lado, es inexplicable. Pero, cuando hay la oportunidad, trato de venir. Lo que extraño de mi ciudad es su gente, sus costumbres, además de su comida. No puedo dejar de comer mote, a todo lado que vaya”.
Alexandra Esparza, oriunda de Loja y residente en Cuenca considera a la ciudad como suya. Le cuesta apartarse de este “hermoso rincón bendecido por Dios” y cuando viaja a Loja extraña el rico sabor de la comida.
¿Qué personaje identificas con Cuenca?
Para muchos, el personaje con el que se asocia el colorido, la alegría y la música del pasacallle que hizo de la canción con su nombre un himno popular de la ciudad, es la Chola Cuencana.
Esta imagen se encuentra en todos los ámbitos, sociales, culturales, literarios, musicales, poéticos, así lo reconoce Mario Almache: “la chola es reconocida a nivel internacional, es parte de nuestra identidad”.
Otro personaje es el ilustre poeta y escritor azuayo Remigio Crespo Toral. La que fue la casa del insigne académico cuencano, hoy alberga una de las reservas artísticas y arqueológicas más importantes del país.
Hay quienes consideran a María Ramona Cordero y León, Abdón Calderón, Inés Márquez, Mery Corilé, Ángeles León de Cordero y a Cesar Dávila como otros ilustres que dieron vida a esta hermosa ciudad.
¿Qué es lo que más te gusta de Cuenca?
“La brisa que lleva el Tomebamba por el Barranco, mientras el sol ilumina las orillas”, es para David Cordero la razón por la que vive enamorado de la ciudad donde nació. Decenas de personas comparten su gusto por este particular espacio de la ciudad.
Pero hay detalles más íntimos, como el “cafecito con pan de horno de leña”, que religiosamente Carlos Delgado toma todos los días a las 17:00 en su taller de joyería, o momentos compartidos como la cultura que se respira en cada espacio, cada galería, cada escenario de la ciudad, los que también enamoran.
Miguel Cajas no encuentra mayor satisfacción que la que experimenta en el teatro, el cine, contemplando la danza y la música, desde la esquina del Centenario hasta la que engalana los teatros Pumapungo, Carlos Cueva y Sucre, es su motivo para amar locamente a la ciudad.
¿A dónde llevaríasa alguien en Cuenca?
Desde que regresó de Argentina, donde cumplió sus estudios en gastronomía, a Gabriel Torres no se le quita el deseo de, algún día, recibir a sus amigos de Buenos Aires y llevarlos hasta la parte superior de la Catedral Nueva, para que observen las maravillas del Centro Histórico de la ciudad.
Para José Merchán, quien vivió varios años en Estados Unidos, el lugar predilecto a enseñar en Cuenca son los talleres de sombreros de paja toquilla de La Condamine. “Quiero que todos sepan que el Panama Hat no es panameño, sino cuencano”, ostenta con orgullo.
Israel Machado, por su parte, tiene un espacio reservado para los turistas que visitan su taller. La Granja Learnaya, en el sector de Río Amarillo, una pequeña casa con tintes patrimoniales ubicada a pocos pasos de una hermosa cascada, es el sitio que no duda en mostrar.
¿Cuál es el lugar que más aprecias en Cuenca?
“Un día, mi papá me llevó caminando desde la laguna La Toreadora hasta Tres Cruces, me mostró dónde quedaba el Chimborazo y nos dijo que todo eso era de nosotros los cuencanos, desde entonces ese es mi lugar favorito en el planeta”, comenta Samantha Reyes.
Un lugar más cercano, El Barranco, con sus casas coloniales, los bares a la orilla del río, el paso sigiloso del Tomebamba y los puentes patrimoniales son, para Carolina Andrade, el lugar predilecto en la ciudad.
Mientras que para Rosa Ochoa, amante de las mascotas, no existe en esta ciudad mejor sitio que el parque El Paraíso.
“Aquí mis chiquitos corren, se sienten libres, y yo también, los árboles, el césped, la paz, la naturaleza, los patitos, todo se conjuga para hacerme feliz”, manifiesta con una sonrisa.
NewsEcuador.ec

Dirección

Callejon de Aram, /Edf. /5A/15, Yereván 0002,RA

Tel.. +(374)11799997, +(374)99002213

Mail: armenian-ecuadorian@relationship.am